cinco maneras de responder a las personas.

Posted in Espiritualidad, Monterrey, SanTera, Terapias Alternativas

Cinco maneras de responder a las personas que han sufrido una pérdida.

 

1. Administre sus propios sentimientos primero.

Cuando nos enteramos de que el desastre ha sucedido a un ser querido, inicialmente nos sentimos conmocionados. Nuestra frecuencia cardíaca aumenta, nuestros pensamientos aceleran o disminuyen la velocidad, y podemos experimentar náuseas o mareos.

La ansiedad que sentimos es real y personal. Nuestro instinto, sin embargo, es ignorarlo, encontrar maneras de adormecerlo o minimizarlo. Eso es un error.

Si abordamos nuestra propia ansiedad primero, estaremos en una posición mucho más fuerte para responder bien a la persona más directamente afectada. Haga las cosas que usted sabe hacer para manejar el estrés. Un paseo en el bosque, un poco de meditación o yoga, o hablar con un amigo de confianza puede ayudar.

Asegúrese de que su propio cuerpo y las emociones se regulan antes de recurrir a la persona en el dolor.

2. Ahora enfóquese en la otra persona.

Recuerde que el aislamiento que sienten es casi tan doloroso como el choque y la tristeza de la pérdida misma. Si los evitas porque no sabes qué decir, esta evitación sólo sirve a tus necesidades.

Nuestros amigos y otros seres queridos necesitan nuestra comodidad, apoyo y participación durante los momentos de dolor.

Aunque no hay algo correcto que decir, hay algunas cosas que nunca se puede decir. Ellos incluyen el favorito actual, “Todo sucede por una razón” o “Sé exactamente cómo te sientes.” ¿Cómo sabes que hay una razón, y qué diferencia haría para una persona afligida, de todos modos? Y no sabes cómo se sienten, sólo que lo hacen.

Nuestros amigos y otros seres queridos necesitan nuestra comodidad, apoyo y participación durante los momentos de dolor.Nuestros seres queridos necesitan nuestra comodidad, apoyo y participación durante los momentos de dolor.

3. Admite que no sabes qué decir.

Ese es un buen comienzo. Pruebe algo simple que rompe el hielo y comience una conversación, o por lo menos envíe un mensaje a la otra persona que no están solos.

“Siento mucho que esté pasando por esto. Ojalá pudiera decir lo perfecto, pero sé que no hay nada que arreglarlo. Sólo quería que supieras que me importa y estoy aquí contigo.

4. Escuchar.

Si la persona está dispuesta a hablar, escuche. Es lo más importante que puedes hacer.

Escuche su historia sin interrumpir. No vuelva la conversación a usted con declaraciones como, “Sé lo que está pasando, mi perro murió el año pasado”.

No les digas lo que quieren o deben sentir. Simplemente reconocer su dolor y escuchar lo que es para ellos.

Todos tenemos estilos diferentes de manejar el choque y la angustia. Algunas personas están enojadas, mientras que otras parecen entumecidas. Otros todavía recurren al humor de la horca. Su trabajo no es corregirlos, sino darles espacio para ser como deben ser.

Simplemente reconocer su dolor y escuchar lo que es para ellos.Simplemente reconocer su dolor y escuchar lo que es para ellos.

5. En lugar de decir: “Dejame saber si puedo hacer algo”, ofrezco hacer algo práctico y específico.

Tomar una tarea ordinaria es a menudo más útil. Ofrezca comprar alimentos, hacer recados, conducir a los niños en alguna parte, o cocinar una comida o dos. Pregunte si puede llamar mañana o si quiere quedarse solo durante unos días.

Fuente: Internet.

 

Terapias Alternativas en Monterrey. Pide Informes en la página de contacto es previa cita, disponibles terapias presenciales y a distancia.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies